Desde Aluminé

Esa noche en Lonco Pue en el camping disfrute de unos excelentes choripanes y fui un integrante mas del grupo de estudiantes de magisterio, un fogon ardiente nos acompaño y la infaltable guitarra nos hacia cantar a todos al unísono... Fue espectacular, incluido un skech que mi grupo hizo, del cuento de "Caperucita Roja", yo hice de lobo y estuvo genial, un fogon le faltbaa a mi viaje y lo pude vivir para que sea completo y con todos los sabores! Por la mañana que pocas ganas de levantarme, habia pasado 22 horas despierto y dormido 6, pero quien me quita lo bailado!!! Retome los pedales rumbo a Las Lajas, con la infaltable compania del viento, arribé a media tarde y un par de ciclistas suizos y yo estrenamos la temporada de camping. Ellos venian de Peru pero muy pocos sociables, cene a y las 20 hs estaba en mi casa metido para dormir, al dia siguiente escuche el viento y solo apague el despertador para seguir durmiendo, todo el día! Cuando levanto, 2 ciclistas nuevos, estos holandeses y vienen de Alaska, y la pucha que hablan español, muy amigables al otro dia rodariamos juntos hacia el paso a Chile por Pino Hachado. Pero esos dás merecen ser contados de una manera mas detallada, fue tormenta de viento y agua nieve en la cordillera, en plena montaña el viento te manejaba como queria, era un dia tranquilo segun nos dijeron, pero para soportar por 20 minutos que te pegue el hielo y con escasos 5º C (a las 17 hs) de temperaturas tuve que buscar muy dentro mio mis últimas energías. Mis amigos armaron campamento bajo araucarias y yo, yo que hago? Sabia que se pondria con grados bajo cero por la noche, mi saco de dormir no iba a gauntar y decidí ir en busca (creia en vano) de ayuda de la gendarmeria que estaba ahi en la frontera a 500 metros. Exahusto a esa altura, vi un comedor, hospedaje en el empalme con la ruta provincial 23, la que debia tomar para llegar a Villa Pehuenia. Entre y el precio era lejano al que mi presupuesto podia pagar, le pregunte al señor si podia quedarme en algun lugar porque sino me congelaria, la ultima opcion sería pedir ayuda a los gendarmes. Y de poca gana parecia, aceptó y me dejaria dormir al lado de su salamandra grande que brindaba un confortable calor ahi dentro. Luego fuimos entrando en confianza y resutlo ser un tipo macanudisimo, la tarde del domingo se paso contando anecdotas y por la noche, llego un amigo, un amigo y un asado, el mejor asado que puede pedir un cicloturistas, con un techo donde dormir..nose podia pedir mas. Mientras afuera parecia caerse el mundo, me preguntaba como estarian mis amigos holandeses por la montaña... Al despertarme el sol radiante alumbraba desde la ventana, en compania del fiel perro acomodé mis cosas y salí. El camino era de ripio, no en buen estado, y cn subida, a pesar del sol el viento era el causante de esas bajas temperaturas. Luego de una hora y media mis piernas no respondian, el esfuerzo del dia anterior me dejo sin aliento para pedalear, era el camino en subida, al costado mio un rio que tenia que atravesar en contra me recordaba que era subida neta, que no habia bajada para nada, y el frio, mucho frio, me empezaban a doler los pies y manos, y eso no era muy alentador. Al costado del camino corria agua de la nieve derretida del día anterior, hielo sobre algunas piedra, un panorama realmente desolador. Me senté en una piedra, a pensar que hago? Si continuaba y me agarraba la noche mas arriba, saldria como Walt Disney de alli. Por lo que acudí a esperar que alguien me sque de esa situacion, sino bajaria hasta el puesto de Alejo y pasaria otra noche ahi, para volverme luego a Las Lajas y retomar viaje al sur por Zapala. Me preparaba para pasar largas horas de espera y apareció un auto, un VW Gol, de esos pequeños, la pucha dije! Como meto mi bici ahi, igual pare, porque podria ser el unico auto que pase en el dia en esa camino desolado. La mujer muy amable acepto de llevarme, doble mi bicicleta (si esa bici hablara!!!) en nose cuantas partes y acomode mi equipaje en el auto. La mujer, Graciela, me trajo hasta Alumine y me auspicio con 2 noches en su casa, aquie estoy, ya recuperado fisica y emocionalmente para, en un rato, volver a la ruta a batallar con el tradicional compañero de mis rodadas por la patagonia, con el viento! En breve partiré hacia Rahue, a 15 km, luego de pasar la noche alli, mañana continuo mi derrotero hacia Junin De Los Andes, luego San Martin De Los Andes, Lago Falkner, Villa Traful y palpitando el final del viaje, Confluencia Traful, para rodar por ultimo día hacia San Carlos De Bariloche. Se empieza a terminar de concretar este sueño, este sueño que fue cumpliendose día a dia, me dejo grandes enseñanas, grandes personas e imagenes guaradads en mi de aquellos lugares tan bellos a lo largo de la patria. Sin duda puedo afirmar que la felicidad no es un Destino, sino un CAMINO, no solo va a ser Bariloche mi felicidad, sino estos 67 dias que llevo de viaje, de aventura, todos los días sin casa, pero con un hogar, con un panorama distinto y desigual todos los días, nose puede explicar es una experiencia que se termina y que lindo que fue conocer mi país, palpar la patria y su gente, mi gente, mis hermanos que me brindaron todo lo mejor. Parece que esta cada tonada latente en mi todavía, ayer estuve en Cuyo y mañana estaré admirando la patagonia. Atras quedo el norte y sus costumbres, atras quedaron los calores riojanos, quedaron las subidas y las eternas rectas, pero acá, aca viaja conmigo cada uno de esos momentos y quedaran inmutables en mi alma ante el paso del tiempo. Es sin dudas una experiencia inolvidable y de lo mejor que me paso en la vida. Muchas gracias pora compañarme en este camino de felicidad. Dia 67, desde el pie de la cordillera, paz y muy buena senda para todos. Nico, el bicicletomano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario